Los consejos para conseguir un bronceado perfecto

Los consejos para conseguir un bronceado perfecto

Se acerca el verano y estoy seguro, que ya está empezando a pensar en sus deseadas vacaciones.

Ya sea que pueda disfrutar de unos días de relax o de una estancia más larga fuera de casa, no se olvide de proteger su piel del sol.

No solo en el mar sino también en la montaña, donde los rayos del sol son más intensos y pueden causar el mismo daño que la exposición en la playa.

El sol es un buen amigo de nuestro organismo por muchos motivos, aumenta los niveles de serotonina, actúa como antidepresivo, alivia el estrés y ayuda a la producción de vitamina D, útil para los huesos, los dientes y la epidermis.

También existen desventajas debido a la exposición sin precauciones, como el riesgo de melanomas cutáneos y el envejecimiento prematuro de la piel.

Para conseguir un bronceado perfecto y sobre todo sano, que no dañe su piel, déjese besar por el sol siguiendo mis 9 consejos.

1. Aplique protector solar adecuado a su fototipo de piel

Los protectores solares indican en la caja el valor SPF, que calcula la capacidad protectora del producto frente a los rayos UVB.

En realidad, los rayos UVA también pueden ser dañinos para la piel; en 2006, la Comisión Europea publicó la «Recomendación sobre la eficacia de los productos de protección solar y las indicaciones relativas».

El texto enumera una serie de indicaciones que deben incluirse en las etiquetas de los productos cosméticos solares para simplificar, aclarar y estandarizar las opciones de los consumidores.

Entre las diversas informaciones como la eficiencia, las precauciones de uso y la indicación del factor de protección, también debe indicarse la eficacia de la protección contra los rayos UVA.

Recuerde elegir el protector solar con el factor de protección adecuado para su fototipo de piel. El valor del fototipo de piel depende de la calidad y cantidad de melanina presente en la piel.

En dermatología se distinguen 6 tipos diferentes de fototipos en función de la complexión, las características físicas del individuo y la reacción de la piel a la exposición a la luz solar.

He aquí la lista para entender cuál es el suyo, como se indica en el Código Europeo contra el Cáncer:

  • Fototipo 1: Tez muy clara y pelo rojo. Factor de protección 50 SPF
  • Fototipo 2: Tez muy clara y cabello rubio. Factor de protección 50 SPF
  • Fototipo 3: Tez clara y cabello castaño. Factor de protección 30 SPF
  • Fototipo 4: Tez oscura y cabello castaño (fototipo mediterráneo). Factor de protección 20 SPF
  • Fototipo 5: Tez muy oscura y cabello castaño (fototipo asiático). Factor de protección 15 SPF
  • Fototipo 6: Tez naturalmente muy oscura (fototipo negroide).

No se olvide de aplicar con frecuencia la crema protectora, especialmente después de bañarse, incluso si en el envase se indica «resistente al agua».

2. Evalúe su tiempo de exposición al sol

Su piel alcanza el punto máximo de bronceado cuando físicamente no puede producir melanina (el pigmento del bronceado), por lo que es inútil tomar el sol todo el día.

Cada uno tiene su propio límite de melanina, que generalmente se alcanza en un período de dos a tres horas (mucho menos si tiene la piel clara). Superado este límite, solo está sometiendo su piel al riesgo de daños provocados por los rayos UV.

El Grupo de Investigación en Radiación Solar de la Universidad de Valencia ha realizado un estudio para comprender cuál es el tiempo de exposición adecuado para disfrutar de los beneficios de la exposición al sol, como la producción de vitamina D, y minimizar los riesgos.

Los resultados del estudio demuestran que en enero, al mediodía, se requieren más de dos horas de exposición al sol para obtener la dosis diaria recomendada de vitamina D, mientras que para el resto del año varía entre 7 minutos en julio y 31 minutos en octubre.

Obviamente, son indicaciones aproximadas, ya que el tiempo de exposición al sol debe calcularse según el tipo de cutis, las condiciones meteorológicas, el horario de la estación y también según la edad.

De todos modos, no se exponga nunca al sol en el horario que va de las 12 a las 16 horas, ya que la radiación solar está en su máxima intensidad.

3. Reemplace los productos de bronceado con suplementos

Nada de lo que aplique en su piel mejorará la producción de melanina, por lo que no confíe en los productos que aceleran el bronceado.

Se podría obtener una ayuda tomando un suplemento diario de betacaroteno, que aumentará la defensa natural de la piel contra los rayos UV y mejorará su capacidad de bronceado.

Los suplementos para el bronceado preparan la piel para el sol, la hidratan y protegen las células del estrés oxidativo inducido por los rayos UV.

Recuerde, sin embargo, que la integración no significa reemplazar, deben tomarse junto con una dieta saludable y correcta.

4. Coma alimentos amigos del bronceado

El beta-caroteno protege al organismo de los radicales libres y prolonga el bronceado.

Lo puede encontrar en alimentos como las zanahorias, los pimientos, las judías verdes, los pepinos, los tomates, las sandías, los melones, los albaricoques, los melocotones, los calabacines, los brócolis y la rúcula.

Además, algunos alimentos son ricos en licopeno, un antioxidante que puede mejorar la protección solar y que se encuentra en los tomates, la sandía, la papaya, el pomelo y la pera amarilla.

Otros antioxidantes son los polifenoles, que favorecen la elasticidad de la piel y previenen la oxidación celular; los encuentra en las bayas, la uva roja y el té verde.

También el pescado, las nueces y el aguacate, ricos de omega-3, tienen poderes antiinflamatorios y previenen el eritema.

El chocolate negro es rico en flavonoides que pueden ayudar a proteger contra las quemaduras solares.

5. Use gafas de sol

Recuerde que los ojos y la piel alrededor de ellos, son delicados y sensibles a los rayos UV, así que elija gafas de sol que puedan protegerlos.

El incumplimiento de las precauciones debidas puede dar lugar al desarrollo de afecciones oculares como cataratas, degeneración macular relacionada con la edad y cáncer ocular.

La UNI, Organismo Nacional Italiano de Unificación, ha elaborado la guía «Sol amigo. Protegerse con gafas y ropa anti-UV adecuados».

En su interior se muestran los problemas derivados de la exposición excesiva al sol y se indican los requisitos que deben tener las gafas para ser consideradas de conformidad:

  • el marcado CE obligatorio;
  • la referencia a la norma europea UNI EN 1836 (o solo EN 1836) en el manual de instrucciones que acompaña al producto;
  • el nombre del fabricante o del proveedor; el número de la categoría del filtro montado (de 0 a 4, con el posible logotipo para la prohibición de uso mientras se conduce en los casos donde sea necesario);
  • las instrucciones para el cuidado, el mantenimiento y la limpieza.

6. Proteja a los niños del sol

La piel de los niños es muy delicada, y hasta los 12 meses no debe exponerse a la luz solar directa.

Para ellos use siempre una crema con un factor de protección muy alto, SPF 50, y compre gafas de sol de acuerdo con la norma.

Asegúrese de que cuando juegan bajo el sol siempre tengan un sombrero para protegerse la cabeza y nunca les permita exponerse durante las horas más calurosas del día.

7. Controle sus lunares

Antes de exponerse al sol acuda al dermatólogo y revise sus lunares. No solo los que se vuelven en relieve o cambian su apariencia y forma, sino que es una buena práctica inspeccionarlos todos periódicamente.

Las quemaduras solares pueden modificar su ADN, por lo que siempre recuerde no exponerse al sol de forma exagerada, sino con criterio.

8. Controle las manchas de la piel

Tomar medicamentos como antibióticos, antiinflamatorios o antidepresivos, puede causar manchas en la piel.

Si nota manchas en la piel, evite exponerse al sol y consulte a su médico para saber cómo actuar.

9. Beba mucha agua

Este es un consejo muy importante para todos los días, pero se vuelve esencial cuando los pasa al sol.

Beba al menos 2 litros de agua al día para hidratarse e hidratar su piel.

Si no lo logra, puede tomar zumos de fruta, suplementos salinos o jugos, posiblemente sin azúcares añadidos.

Espero que estos consejos le sean útiles y le permitan conseguir el bronceado que desea de una manera saludable.


COMPáRTALO: